Portada Educación El Gobiernu entama a modernizar el sistema universitariu

El Gobiernu entama a modernizar el sistema universitariu

by redacción asturnews
Paraninfu de la Universidá d'Uviñeu

El Gobiernu concretó esti martes 31 d’agostu les grandes llínees de la reforma universitaria que quier aplicar esta llexislatura. Manuel Castells presentó a l’aprobación del Conseyu de Ministros l’anteproyectu de la Llei Orgánica del Sistema Universitariu (LOSU), primer borrador de la que va ser tercer llei universitaria de la democracia.

La LOSU, qu’actualiza una regulación de fai 20 años, cuando s’aprobó la vixente Llei Orgánica d’Universidaes (LOU), tien como oxetivu modernizar la xestión, la gobernanza y el financiamientu d’unos campus públicos qu’aguanten como pueden tres una década d’enormes retayos, llega al Conseyu de Ministros tres un procesu de consultes cola comunidá universitaria, partíos, rectores, sindicatos y empresarios que duró cinco meses.

El documentu ye un anteproyectu que va sufrir cambeos enforma antes de llegar al Congresu, posiblemente a finales d’añu. Tres el so primer pasu pol Conseyu de Ministros volverá abrir a aportaciones y va ser dictamináu por órganos consultivos como la Conferencia de Política Universitaria (conseyeros autonómicos), el Conseyu d’Universidaes (rectores) o’l Conseyu d’Estáu. El rectores yá antemanaron los sos pidimientos: un marcu xeneral y estable pa tol país, poca regulación y muncha flexibilidá de xestión y autonomía de cada universidá, y un financiamientu abondu.

El borrador cunta con una quincena de capítulos, pero destaquen cinco grandes bloques: gobernanza y estructura organizativa, financiamientu, docencia, estudiantáu ya investigación. El primeru reforma los mecanismos de xestión y representación por que ganen n’axilidá y eficacia. Determina quién pue ser rector, cómo se-y escueye, con qué competencies cunta, cuántu va durar el so mandatu, y fai cambeos n’órganos clave como’l Claustru o’l Conseyu Social.

Los socialistes primen por que, a diferencia d’agora, pueda ser rector cualquier profesor, anque nun sía caderalgu. Los rectores, arrexuntaos na CRUE, pela contra, defenden que ten de ser un catedráticu y, amás, unu que tenga acreditada la excelencia académica y de xestión. El ministeriu apuesta por una posición entemedia. Per primer vegada un profesor titular va poder ser candidatu a rector, pero pa ello tendrá de llevar más de 15 años como docente ya investigador y tener esperiencia acreditada de xestión en cargos unipersonales de la universidá.

El Gobiernu comprometese a afitar como meta al mediu plazu un aportación pública del 1% del PIB, la media europea, de la que se ta un 15% o un 20% per debaxo. La CRUE reclama que la llei incluya’l compromisu d’un financiamientu básicu que cubra la cuenta los gastos estructurales (personal, corrientes, inversiones), pero tamién traiga una aportación extra venceyada al cumplimientu d’oxetivos (resultancies docentes o d’I+D+i, etc) y una cantidá fixo y finalista estatal destinada a investigación.

La llei va incorporar otra de les demandes históriques de los enseñantes, un estatutu del personal docente ya investigador,  que va regular los tipos y categoríes d’enseñantes y si amás de carrera funcionarial va haber tamién llaboral. Tien de facilitar l’aumentu de contrataciones y el remocicamientu de plantiyes y solucionar una lacra esbocada cola crisis: el fraude xeneralizáu de los supuestos profesores asociaos, que yá son el 40% de les plantiyes. Tratase d’una figura docente envernada o a tiempu parcial, pensada pa incorporar de forma escepcional a les aules el saber de profesionales, que dio sicasí llugar a un exércitu de 24.000 profesores precarios, munchos con dedicación plena, con sueldos pírricos (10.000 euros añales o menos), con escasa esperanza de progresu profesional, que fueron la solución de munchos campus pa nun tener que cerrar tres los retayos.

El borrador tamién garantiza más representación a los alumnos n’órganos asesores, recueye nueves posibilidaes de títulos, como los estudios duales –con un altu porcentaxe de practiques n’empreses–, establez midíes de discriminación positiva nos concursos docentes y la carrera pa romper los techos de cristal de les muyeres, ya impulsa unidaes pa escorrer l’acoso sexual, llanzar polítiques d’igualdá de xéneru y lluchar contra tou tipu de discriminación.

Tamién te podria gustar