Portada Lliteratura Rellatos ganadores del Manuel Nevado de microrrellatos mineros 2011

Rellatos ganadores del Manuel Nevado de microrrellatos mineros 2011

by asturnet

Darréu recoyemos los rellatos ganadores pa les categoríes n’asturianu del Concursu Manuel Nevado de microrrellatos mineros 2011, convocáu por Comisiones Obreres d’Asturies.

Accésit Asturianu

Gabino Busto Hevia: Chamiceruca

Eso ye lo que saqué de la Guerra: Quedar viuda y con tres fíes. Y como’l mio home yera de los roxos, nun me daben trabayu en nengún sitiu. Aquelles neñes pidiéndome un cuernín de pan y yo: “Prendines, si nun tengo ná que davos…” Y nestes, un día que taba a la gueta nel monte, topo un furacu bien fondu, y allá voi de culu, que nun sé cómo nun me maté. El casu ye que llego a casa acoxando y les mis fíes, namás veme: “Á ma, ¿ónde tuvisti, que vienes toa manchada?”. Y yera verdá: La cara, les manes, la saya…toes prietes, prietes de carbón.

Aquello del furacu calentóme la cabeza. ¡Un güecu nel monte enllenu carbón y les mis fíes y yo con fame! Viénoseme a la memoria tolo que me contaben mio pá y el mio home, picadores: que si dieren tira na sesta, que si aquella veta dábase bien, que si esto, que si aquello… La cosa ye que voi yo, llamo a Reme y Elvi, dígo-yos que m’esperen a l’escurecer y sin esplica-yos ná, metémonos nel monte y plantámonos na boca’l furacu. Elles que me ven quitar el vistíu y quedame cola camiseta y los pantalones del mio home, qu’en paz descanse; elles que me ven prender el candil, meter un sacu en bolsu, amarrar una cuerda a la castañal, enganchar la regadera y la pala, y baxar pel boquete… Nun yeren a creelo. Y al pocu, ya taba yo dientro’l furacu y col candil al llau, zis-zas, zis-zas, en menos que canta un gallu, tenía’l sacu enllenu carbón, y yo: “¡Reme, Elvi, tirái fuerte, que sal el sacu!”. Y detrás, esguilando, prieta como un zapatu, la que salía yera yo.

Lo qu’había qu’andar yera con munchu güeyu. Polos guardes xuraos. Y tamién polos tricornios, que patrullaben pel monte de nueche, a la gueta los fugaos. ¿Picadora? ¡Picaba tanto como un home o más! Si hasta empezaron a llamame Chamiceruca. Y nun sé si yera pola fame de les mis fiyines o ye qu’había que trabayar rápido por si les mosques, que lo de picar y pañar carbón dábaseme de maraviya. Tenía arte pa ello. Y brazu tamién. Que sin brazu, col carbón, nun faes ná. ¡Ai, muncho piqué!

Y al pocu de too esto, toi nel llavaderu, y siento voces y glayíos, y venga pasar xente asustao corriendo pa la bocamina. “¿Qué ye lo que pasa, rapaz?”, entrúgo-y a ún. Y él: “Un derrabe nel chamizu; quedaron atrapaos tres.” Entós quedé cavilando. Y pasó una selmana y aquéllos sin salir, y sin sacalos. Y yo venga cavilar, que claro, nun les tenía toes conmigo, nun fuera pal chamizu y acabara metiéndome nun trafullu. Pero nun aguanté más. Enantes que dieran les diez yá taba yo xunto al furacu. Ato la cuerda y p’abaxo como un tiru col candil na mano y la regadera y la pala nel cintu. Y doi zapatu y sí, lo que me figuraba, nel octavu, ellí taba’l fregáu, pero entrando pel boquete’l monte, muncho más afayaízu de furar que per otros llaos. Y púnxime a trabayar con arte. Darréu. ¡Igual que si picara pa matar la fame! Y furo y furo; y tiro de pala; y doi pataes a les piedres, y quito mampostes coles manes, ¡mecagonallechiquemamé! ¡hostiesenvinagre!¡mecagonaputamuerte! y venga; y a les cuatro o cinco hores, sal d’ente’l polvu’l primer mineru, un guah.e asustáu; y llueu, ente tusíos, medio afogáu, l’otru, y dempués, l’otru. Y agora canto-yos a los mios nietos: “Si tán vivos ye / gracies a la fame que pasé / y a un furacu que atopé”.

Menciones especiales n’asturianu

Ánxel Nava: El Castillete

a Nel Amaro

La sebe verdexaba la soledá de la mina. Lo que fuere un pozu yera un ermu de ferruñu. Corno un sauriu en desguace la sombra del castillete siguía roñeciendo. Fuxía l’agua de los llavaderos a los cestos de la memoria naquel ríu de silenciu qu’esclariab´l sable prieto del islán. Los díes de muga viníal prexubiláu a tira-y la foto al pozu peslláu. El trípode triangulaba la imaxe. L’aire retayaba les hores del atapecer. El güeyu percorría’l paisaxe qu’enrnarcaba’I castillete. Al bellume, el clip de la cámara frañaba un territoriu de solombres.

L’horne sintió cómo falsiaba la tierra y fundía embaxo los pies:

-Nun sé quién va morrer primero, esto o yo.

—–

Ánxel Nava: El penitente

Soi el penitente, una pantasma, una sombra nel rellumu negru que pasa como ánima en pena, tapada con una capucha y tinos sacos empapaos d’agua, guiando un palu y una estopa encesa a la gueta del grisú. Siento los ruíos sordos de la mina, les goteres d’agua, los ecos de los propios pasos. La mio penuria ye un andar tola vida en tientes tres de la lluz. Meyor qu’esta solitú sería dir peles galeríes col paxarín, el canariu na xaula que cuando muerre avisa del gas. Prestaríame sentilu cantar ente la música de les piedres. Pero ye igual xilgueru que mineni, el metanu nun perdona. Un españíu y alón, acabóse’1 penitente.

Accésit mozu

Beatriz Fernández Álvarez: Lo que la mina unce

_ ¿Quién ta ehí? ¿Ta daquién? ¡Que m’escalabro! ¿Qué ye esi golor? ¡Buf qué tufu!, ¿Nun será grisú? ¡Ahí madre! Pera, pera, el grisú nun güel, esto güel más a les consecuencies de la fabada’l chigre Mari. ¡Martin! ,soi Melu, ¿yes tu? Coño, lo qu’hai que facer pa poder vete a soles rei míu!

Tamién te podria gustar