Portada Sociedá Ramón d’Andrés respuende al informe del Conseyu Consultivu pidiendo la oficialidá

Ramón d’Andrés respuende al informe del Conseyu Consultivu pidiendo la oficialidá

by asturnet

“Si de verdad se defiende los derechos lingüísticos y la supervivencia de nuestro patrimonio lingüístico, la necesidad de la oficialidad es una evidencia. Esta evidencia se vuelve más luminosa cuando uno se acerca a los entresijos político-administrativos desde donde se gestiona la cuestión lingüística.” Con esta contundencia sal esti día a la opinión pública’l Xefe de la Oficina de Política Llingüística, Ramón d’Andrés nun artículu espublizáu nel diariu El Comercio embaxo’l títulu “Un dictamen que no contribuye a ningún consenso”.

Ramón d’Andrés espubliza esti artículu en castellán nel diariu El Comercio como rempuesta al informe recién asoleyáu pol Conseyu Consultivu del Principáu d’Asturies sobro la reforma del Estatutu de Autonomía. La gravedá de les referencies del Conseyu a la oficialidá del asturianu manifestóse na intervención pública de un bon garapiellu de organizaciones y asociaciones polítiques y culturales que coincidieron en afitar que ‘traten de crear una alarma social inxustificada resaltando la oposición de dellos sectores a la normalización llingüística y obviando que la mayoría de la ciudadanía apoya abiertamente una reforma qu’incluya la oficialidá’.

Ente les organizaciones que dieron una rempuesta rápida y contundente al informe del Conseyu negatible pa cola esistencia mesma de la llingua asturiana alcontrábense IAS, SUATEA, la Xunta Pola Defensa de la Llingua, amás d’Izquieda Xunida-Bloque por Asturies.

Agora, el Xefe de la Oficina de Política LLingüística fai un llamamientu a la moderación y critica l’intentu por convertir en radical lo que nun lo ye: “Sin duda, el Consejo Consultivo concibe la lengua asturiana como un incordio. En un alarde de neutralidad, los redactores del documento no dan ninguna credibilidad al hecho de que el asturiano es una lengua, tal como se reconoce en la Ley de Uso y en multitud de disposiciones y normativas del Principado y de otros ámbitos institucionales. Además, se insiste en la condición del asturiano como algo «no pacífico», que genera tensiones políticas y sociales. Se problematiza la cuestión lingüística en todas sus dimensiones, y se diría que el interés en presentar el problema no es para solucionarlo, sino para deshacerse de él. Imagínense ustedes que trasladáramos esto a otro terreno de los derechos civiles: puesto que instituir los derechos de la mujer ha sido problemático, se seguiría que tales derechos son en sí un problema, y habríamos sugerido precavidamente no avanzar nada más, porque tirar por ahí hubiera sido «un matu» de consecuencias imprevisibles”.

Tamién te podria gustar