Portada Lletres s.c. Tolo que nun vi al quita-y el capiruchu ( VI )

Tolo que nun vi al quita-y el capiruchu ( VI )

by asturnet

La lluz ye tan fuerte que nun me dexa ver nada.

Siento ruíu de pasos. Daquién entra y ponse al par míu. Noto esi estrañu calor temblorosu de les distancies cortes y violentes. Les puertes piesllen y l’ascensor arranca. Volvemos a xubir, pero esta vez vamos mui despacio.

Poco a poco, la ceguera va pasándome y voi descubriendo la silueta d’un cuerpu femenín que me mira: ¡Dios, tengo que tar muertu! ¡Nun me pue tar pasando esto a min! La muyer que tá sonriéndome tuvo que salir de los mios suaños: ye tan increyiblemente guapa que nun pue ser verdá. Debaxo de la batuca rosa y ciñía adivínase un cuerpu delgáu y fráxil. Lleva’l pelo atao nun moñu del que-y escapen unos cuantos rizos pa la cara. Nun soi a creelo. Definitivamente, matéme. Matéme… ¿¡Matéme!? ¡Ai! ¡Colo mozu que yera tovía! ¡Probín! ¡Agora que tenía trabayu y bon sueldu!

Veo que la moza tá mirándome con cara sustu. Debo tar xesticulando como un monu. Nerviosu, sonrío como si nun pasare nada (a lo meyor ella nun sabe que tamos muertos) Asina que pienso apriesa na forma de cunta-ylo.

Ocúrreseme que pueo dici-y que morrimos, pero que nun se disguste, que yo soi’l so cachu paraísu, y empiezo a reíme como un tontu.

Siento la so mano garrando la mía. Llentamente va xubiendo pel brazu hasta l’hombru y, cola otra, va cariciándome’l pechu. La mio risa tórnase nerviosa. Nunca me viere enantes nuna como ésta. Esto tien que ser el cielu. De sabelo, mátome primero.

Envalentonáu, paso-y una mano pela cintura y llégola a min suxerentemente. El so cuerpu ye tremeceoramente real. Ella, ensin dexar de sonreíme, baxa la vista p’abaxo asombrada.

Nesi momentu doime cuenta de les mios traces. Póngome tan nerviosu que d’un emburrión aviéntola contra l’otru estremu l’ascensor mentes tiro a tapame coles manes como pueo.

¡Mamina, qué vergüenza tan grandísima! ¿Y cómo-y digo qu’a la mio edá sigo siendo virxe?

La moza avérase a min de nueu, como si nun pasare nada. Entós reparo nella: esa cara suéname.

-Tu… paezme que te conozo… ¿tu nun sales na tele? ¡Tu yes Carol! ¡La que sal n’Urxencies!

El mio amor platónicu de los caberos años mírame con cara d’estrañada y, pegando la so boca al mio oyíu, dizme:

-Anda… nun te faigas el llocu…

De sópitu la so voz déxame fríu. ¡Qué llocu nin qué mi madre! ¡Tien un vozarrón más roncu que Constantino Romero! ¡Ai, la virxe, qu’ésta fexo la mili onde yo! ¡Tengo que salir d’equí! ¿Qué ta pasando?

Embúrriola otra vez y póngome a picar tolos botones del ascensor: ¡Que pare esto! ¡Que pare!

Sigue la selmana que vien: Pablo Texón

Tamién te podria gustar