Xune Elipe espubliza un artículu embaxo’l títulu “Federación nazional-Socialista Asturiana”

17 xunu 10:06 2009 Imprimir

La pérdiga d’argumentos de los detractores de la normalización y oficialidá de la llingua asturiana ye más qu’evidente nestos últimos años. Escomenzaron colo de que nun esistía mesmamente un idioma propiu d’esta tierra, depués pasaron a lo de los milenta bables, más tarde sacaron aquello de que yera articifial, llueu abellugáronse tres la falacia de que nun había demanda, col tiempu inventaron lo de que diba ser carísimo, y d’ehí llegaron a lo de la imposición. Últimamente tán los mandamases de la FSA toos esprecetaos por facer llegar a la ciudadanía’l mensaxe de que detrás de “lo del bable” hai otros intereses ocultos, unos fines realmente macabros y espantibles que perxudicaríen la convivencia pacífica ente asturianos. Por eso s’oponen tan xabazmente a la oficialidá, por cuidanos a toos d’esi monstruu que quedaría llibre si llegare a promulgase tala reconocencia. Namás dende la falta d’argumentos intelixentes y lóxicos pue entendese esta posición, nun-yos queda más que’l recursu al mieu. Esti emplegu del mieu irracional como elementu del xuegu políticu ye’l mesmu (con toles distancies que se quieran) qu’utilizaron los nazis colos xudíos na Alemaña de los años cuarenta; el presentar a un grupu determináu como un peligru llatente pal restu de la sociedá ye la mesma filosofía que tán esponiendo anguaño los responsables políticos d’Asturies. Palabres como les de Javier Fernández o Fernando Lastra asina lo afita: dicir que la oficialidá llevaría l’ascensu del “nacionalismu escluyente” (como si’l d’ellos nun lo fuere), o que supondría la obligatoriedá (cásique a sangre y fueu) del asturianu, respuende al mesmu pensamientu intransixente y represor d’aquellos que quixeron ser los amos del mundu. Nun reconocer un derechu a una mayoría o minoría de ciudadanos cola sida de qu’eso diría en detrimentu de la llibertá de los otros ciudadanos, ensin prueba nenguna y col únicu argumentu del “porque yo lo digo”, tien un nome: autoritarismu. La utilización del mieu ye l’últimu recursu de les dictadures; ye la fase que tamos viviendo anguaño n’Asturies (“cuidáu con estos del bable que detrás d’ellos hai unes fuercies malignes que son les que realmente mueven los filos…”).

La so “solución final” a esti problema (pa ellos únicamente) de la llingua asturiana yá taba pensada y pactada: nun yera otra qu’aquello del “patrimoniu llingüísticu” de la reforma del Estatutu fallada. Convertir esta llingua nesa patraña llegal supondría cenciellamente firmar la so partida de defunción. Habrá daquién que piense qu’esta comparanza ye escesiva y hasta una barbaridá, pero non menos que les fataes y babayaes que tenemos qu’aguantar los defensores del nuestru idioma, como aquella de que “detrás del bable vienen les metralletes” que dalgún d’estos bienpensantes soltó ensin ponese coloráu hai un tiempu. Pa esti añu, en Halloween, voi amazcarame de bable… ¡uuuuiiiii, qué mieu! Mentanto, pasa a la resistencia.

  Categories:
Loading Facebook Comments ...