UNA califica de “interesaes” y “parciales” les conclusiones del informe que encamienta la incineradora en Serín

07 agostu 10:43 2008 Imprimir

faustino Zapico, portavoz de la federación UNIDÁ, y Tino Fernández, portavoz de Mediu Ambiente de la organización, definieron esta mañana en Xixón los datos del estudiu como “una cortina de fumu nel debate sobre la necesidá de la incineradora de Serín, robándo-yos asina a los asturianos el derechu a un debate social ampliu y llibre”.

El portavoz nacional d’Unidá Nacionalista Asturiana echó-y en cara al la FSA-PSOE la so manera d’actuar nel tema de la xestión de residuos, “l’actitú del grupu socialista nel gobiernu de tratar de xustificar lo inxustificable, con reuniones express, viaxes controlaos de xente que yá ta previamente a favor, o estudios universitarios dirixíos, nun son más qu’un intentu de burllar el debate social que se provocaría si de verdá se punxera a disposición de los ciudadanos tola información.” Asimesmo Zapico amestó que “un estudiu realizáu y controláu por Cogersa, la principal entidá interesada na construcción de la incineradora, y afaláu pol mesmu gobiernu que quiere facer a toa costa esa instalación, nun puede ser una ferramienta válida p’afalar un debate ampliu, llibre, y ensin prexuicios.”

Zapico tamién amestó que “echamos mui en falta que los datos que se fixeron públicos nun faigan más referencies a los posibles efectos sobre salú pública y contaminación, ya que namás recuerden la influyencia que “les distintes actividades humanas” tienen sobre l’atmósfera.”

La posición d’UNIDÁ sobre esti tema, afitó’l portavoz de Mediu Ambiente, ye que “la incineradora de residuos urbanos, ye de por sí una instalación contaminante, desque xenera cuatro tipos de residuos tres de la incineración que son claramente peligrosos. Per un llau los más peligrosos son les cenices que sedrán aproximadamente un 10% del pesu del productu, dempués tán les escories que supondrán alredor del 30% del productu y inda quedaríen por estudiar los efectos de los gases de combustión, asina como la emisión d’otros contaminantes líquidos, que s’utilicen pal llaváu d’escories. La incineradora nun fai más qu’allargar un problema y permite a los gobernantes que tenemos mirar hacia otru llau, evitando dar cara a un problema medioambiental de primer orde como ye la xestión de residuos que tien de ser repensada en toes les sos facetes, dende’l momentu en que se orixinen hasta’l so tratamientu posterior.”

Tocantes a la política de xestión de residuos del Principáu, Tino Fernández afirmó que “el gobiernu d’Areces, escaez toles normatives europees; les de producir enerxía cerca d’onde se consume, les de nun concentrar fontes de contaminación nes mesmes zones xeográfiques y les de nun facer trampes nes mediciones medioambientales”. Según Fernández “nun podemos poner en peligru la salud de los nuesos fíos pa qu’en Madrid y otres zones desarrollaes tengan electricidá, que ye’l fin últimu de la incineradora y del restu de les infraestructures enerxétiques promovíes por esti gobiernu y non reducir los residuos, que ta demostrao que se puede facer per otros caminos, más baratos, más ecolóxicos y qu’amás xeneraríen más puestos de trabayu”.

Pa finar Zapico y Fernández aseguraron que “dende la UNA opondrémonos con tola rixu posible a la implantación d’esta incineradora nuna de les zonas más contaminaes d’Asturies, y por supuesto vamos recurrir a toles instancias, incluyendo les europees, para tornar esti atentáu medioambiental”.

  Categories:
Loading Facebook Comments ...