Un documental desmonta la versión oficial de la muerte d’Unamuno

26 ochobre 09:05 2020 Imprimir

Miguel de Unamuno pudo tener una muerte bien distinta, y peor, de la que se supón y se caltién dende hai 84 años. Sigún les últimes investigaciones los documentos sobro’l fallecimientu del escritor y filósofu vascu fueron oxetu de graves manipulaciones.

Too ello apaez acreditao con traces de rigor nel documental Últimes palabres pa un fin del mundu , que’l cineasta Manuel Menchón presentó’l domingu na Selmana del Cine de Valladolid (Seminci). Frutu de diez años d’investigación del realizador malagueñu, el filme vien, primero de too, a dar un entorno a la hestoria oficial, en bona midida heredada del franquismu, sobro los últimos momentos d’esta figura clave de la cultura española; un xiru que cuestiona seriamente la que puede ser xuna de les mayores fake news de el autores del golpe d’Estáu contra la Segunda República.

Sigún la versión oficial agora desmentida, urdida en xineru de 1937, Unamuno morrió’l 31 d’avientu del 36, en plena conversación col so anfitrión, probablemente por cuenta de la inhalación de gases procedentes del braseru d’una mesa camiya énte la que dambos se sentaben. Les sos últimes palabres seríen: “¡Divos nun puede volve-y el llombu a España! ¡España va salvase porque tien que salvase!” (xuna proclama bien compatible coles de Falanxe). Dichu lo cual, habría expirado más o menos plácidamente, de manera qu’Aragón namá se dio cuenta d’ello al goler a quemáu y comprobar que al probe vieyu taba quemándose-y xuna zapatiella.

El relatu d’Aragón dalu a conocer al mundu l’antecesor de Unamuno nel cargu de rector de la Universidá de Salamanca, José María Ramos Loscertales. Failo  nel prólogu de Cuando Miguel de Unamuno morrió, fecháu’l 16 de xineru del 37 y publicáu a toa priesa a finales d’esi mes. “Tanta rapidez na redacción del prólogu y la publicación del llibru atestigüen el propósitu de Loscertales de salir al pasu de “los rumores insistentes sobro l’envelenamientu de Unamuno que circulaben pela ciudá, espublizaos por una emisora republicana”, escribieron l’añu pasáu los biógrafos del intelectual Colette y Jean-Claude Rabaté.

Agora, la cinta de Menchón menciona ésta y otres munches fontes testimoniales qu’abonen los peores barruntos sobro’l fin del gran autor. Refier, por casu, cómo l’asistenta de los Unamuno escuchó berros un par de vegaes mientres Aragón falaba con Unamuno y ella, metida na cocina, preparaba la cena de Nuechevieya. Na segunda ocasión, la muyer averóse y vio al visitante “fora de sí” mientres esclamaba: “¡Yo nun lu maté!”

El documental detalla múltiples alteraciones nos trámites ulteriores al óbitu. La hora camudó dos vegaes, primero señalando los cinco de la tarde en llugar de “ente los seis y los seis y media” qu’indicaren los familiares, ausentes hasta poco dempués del desenllaz; dempués, nel xulgáu, l’acta de fallecimientu afitar a los cuatro, antes de la llegada d’Aragón a la casa.

El médicu responsable del casu, el doctor Núñez, amigu de Unamuno y exconceyal republicanu al que los golpistes teníen “sol xugu”, robló un dictame que yera “imposible d’emitir ensin realizar una autopsia…, que nunca se practicó”. L’informe falaba de “hemorraxa vulvar intracraneal”; un episodiu que “cuando provoca una muerte súbita da llugar, yá dende los años 30, al términu xurídicu de muerte sospechosa y criminal”.

  Categories: