Tuenda, Hevia Trío y Llariegu: Asturies na constelación Celta

06 agostu 08:40 2013 Imprimir

Yá se palpaba nel ambiente que la d’esti 2013 diba ser verdaderamente la Gran Nueche d’Asturies, pero nengún profesional o artista de cuantos componen la delegación asturiana podía imaxinar que’l prestu algamaría les cotes qu’amosábamos entrada la madrugada del martes 6 d’agostu.

Y pa abrir esa nueche máxica de realcuentru cola más pura esencia de lo que Lorient significa pal mundu de la música y la cultura popular asturiana dende la Transición teníamos al meyor introductor posible: Tuenda. Una formación que cunta con dos firmes soportes de lo que foi l’andamiaxe musical del folk n’Asturies: Elías García, miembru fundador del míticu Llan de Cubel, Pepín de Muñalén (Pepín Menéndez) de La Bandina’l Tombu y Xosé Ambás, fundador de Narba y auténticu animador de la escena musical tradicional.

La capacidá comunicativa de Ambás, xunío al rigor musical de Elías y Pepín, componen una ufierta fácilmente digerible pa cualquier tipu de públicu tratáu na música popular, inda cuando namái sía dende una perspectiva sentimental. Y como yá fixeren nel montaxe “La voz de la tierra” col que se abría la participación asturiana nel Gran Teatru de Lorient el sábadu, supieron conectar al momentu col públicu y faer una propuesta sele y participativo allegando al so repertoriu más trabayáu. Una pequena ayuda del grupu Xeitu danciando alredor del escenariu ponía la guinda a lo que nun yera sinón un estraordinariu aperitivu de la Gran Nueche de l’Asturianía en Lorient.

Hevia: 25 años dempués

Sí. Tuvieron que pasar 25 año pero mereció, y enforma, la pena. Porque l’espectáculu qu’ufiertaron na Gran Nueche d’Asturies tantu Hevia Tríu como la Banda de Gaites Llariegu asitiara a años lluz de los seles intentos d’hai un cuartu de sieglu, cuando Asturies entamó a ufiertar propuestes na escena internacional del folk al traviés del festival intercélticu de Lorient, con más desnudez que vestimienta de gala como la que s’amosó esti llunes en Lorient.

Na Gran Nueche de Asturies, nel Espace Marine de Lorient, Hevia Tríu y Llariegu dieron una bona amuesa de la evolución incesante que tuvo la música tradicional asturiana y la so adaptabilidá y maridaxe con tou tipu de ritmos y cultures, de les tradicionales con raigañu más céltiques a les populares con ritmos más simples y comerciales.

Hevia Tríu empecipió col so soníu sólidu l’actuación, pero bien ceo dió nicios de que la nueche diba ser perespecial. El tríu que componen José Ángel, la so hermana María José y la pianista Dina Majada fai una propuesta bien equilibrada, perfectamente afecha al planteamientu del conciertu na carpa principal de Lorient: casi dos mil persones sentaes y sollertes, en llugar d’un espaciu abiertu pa baillar como suel n’ocasiones plantegase esti tipu de conciertos. L’apaición na escena de propuestes de Edith Piaf, ritmos brasileños, compases bretones y solos de tambor tradicional asturianu, envolubráu por María José en vestimientes bretones y escoceses pa mayor espectacularidá yá abarruntaben la escepcionalidá del conciertu.

Pero lo meyor llegó cuando Hevia, que celebraba los 76 años del so padre col “cumpleaños feliz” a la gaita, demostraba que con ella pue facese tolo qu’un bon gaiteru se proponga: hasta tresformala vía electrónica nun acordión diatónicu pa interpretar “Vueltes” o nel summum de la maestría que yá-y conocemos convertir la gaita nuna guitarra ya interpretar en casi imposible “Asturies” de Isaac Albéniz. Una execución d’esti “Asturies” de Albeniz nerviosa nel empiezu, arriesgada al minutu d’empecipiase y perfecta nel ecuador de la interpretación, que punxo al públicu en pié nun sentíu y emocionante tributu al qu’Hevia namái pudo responder cola humildá y l’alma que lu caractericen… Y un rellumu tenue nos güeyos que nos fixo recordar les palabres de fai 25 años de José Angel. Que nos fixo recordar qu’en Lorient un asturianu siéntese más asturianu si cabo qu’en cualesquier otru llugar del mundu, Asturies incluyida.

Y Llariegu pa faenos saltar pel aire

Y si la emoción nun fuera abonda con Hevia Tríu, l’espectáculu de la Banda Llariegu que yá tuvo una primer esposición en La Llaboral de Xixón, atopó nel Espace Marine el so llugar aparente pa consiguir una nueche memorable. La Banda consiguió sacar lo meyor de Kepa Junquera na primer parte del so espectáculu o de Héctor Braga nel ecuador del mesmu y xubió adulces de tonu cuando empezó a proponer viaxes a otros ritmos y a otros maridaxes instrumentales alloñaos del acordión y la música tradicional. El so popular poutpurri d’ésitos musicales de les últimes décades con “Gloria” como exa central y la so adaptación al estilu de les Big Band americanes col aprovechamientu máximu d’una potente sección de metal nun anduvo lloñe de la perfección. Como tampoco lo fizo la percusión, con una batería inmensa realzando cada minutu de la última parte del conciertu. Conciertu con bises esixíos más que pidíos por un públicu exultante que dificilmente va escaecer que Asturies superó con matrícula la so presencia nel añu de la crisis.

  Categories:
Loading Facebook Comments ...