Sorogoyen conquista San Sebastián cola gran película de la corrupción española

26 setiembre 08:42 2018 Imprimir

Diba siendo hora de que daquién fixera una bona película sobro la corrupción n’España y un filme con un esplegue al altor de les circunstancies ye lo que vien acabante facer Sorogoyen conquistando San Sebastián.

Hai un precedente más qu’apreciable en B., adaptación cinematográfica de la obra teatral Ruz-Bárcenas, pero per desgracia la cinta pasó casi desapercibida. Agora, Rodrigo Sorogoyen sí que fixo esi trabayu: El Reinu, que recibió un estruendoso aplausu na so presentación nel Festival de San Sebastián.

A partir d’un guión más que suxerente d’Isabel Peña y el mesmu realizador, y con un inspiráu Antonio de la Torre como protagonista al pie de otros grandes como Bárbara Lennie, Josep Maria Pou o Ana Wagener, tratase d’una gran producción sofitada pola Warner y Antena 3. El relatu remembra la Gürtel y el casu Bárcenas, con guiños más qu’escamplaes al respeutu, pero encaxa n’otros casos ya inclusive en distintos partíos anque los personaxes y l’estilu recuérdennos sobremanera al PP. El drama deriva escontra un vibrante thriller que lu caltien a unu claváu na butaca mientres más de dos hores. La película va llegar a los cines el próximu vienres.

Manuel López Vidal (De la Torre) ye un vicesecretariu autonómicu de partíu que, xusto nel momentu más duce del so imparable carrera, a puntu de xubir y en plenu esfrute de la so influencia, ve de secute cómo tou se -y vien embaxo y hasta la so llibertá ta en peligru por causa de xunas filtraciones sobre la so implicación en ciertu negociete más que feu. Al par que los sos compañeros d’organización dan-y la llombu, l’home vese obligáu a entamar una frenética carrera contrarreló pa salvar el pelleyu.

El tal Manuel ye un tipu más bien corriente. Non por casualidá. “Anque de primeres pensamos n’inspiranos en Rodrigo Rato, aína dimos cuenta de que, pa lo que queríamos cuntar, precisábamos daquién más paecíu a Alfonso Rus (expresidente de la Diputación de Valencia)”, señala Sorogoyen a La Vanguardia. “ Manuel ye, tenía de ser, carismáticu, humanu, risueño y cercanu”, añede Isabel Peña.

La idea, y de xuru lo que fai que la hestoria funcione, yera que’l políticu corruptu fuera non yá el protagonista absolutu de la narración sinón un personaxe col que’l públicu pudiera empatizar.

Na rueda de prensa posterior al pase de la película, Sorogoyen esclarió por qué El Reinu refuga concretar sigles, nomes y casos xudiciales que sicasí pueden acomuñar fácilmente al filme.

  Categories: