Ramón Prada fai alcordanza de la maxa de la Nueche Celta na Ilesia de Saint-Louis

09 agostu 14:00 2018 Imprimir

Tres de munchos años d’ausencia, Ramón Prada torna a Lorient pa ufrir una versión amañosa de la so nueche de los celtes colos teclaos y la percusión como les úniques propuestes d’una música que fai sentir el fueu de la música embaxo la humedá del orbayu persistente.

Y ye qu’ayeri miércoles en Lorient, los dioses decidieron facer coincidir toles referencies necesaries pa que’l de ramón Prada a los teclaos y Juanjo Díaz a la percusión fora un conciertu especial. Finaba la “canicule” que lleva faciendo de Lorient un Benidorm al usu dende l’entamu del Festival y facíalo con un orbayu persistente. Asturies traía con Prada un respiru que s’agradecía y qu’atopaba la Ilesia de Saint-Louis un escenariu afayadizu pa que los tres cuartos d’hora d’espectáculu se ficieran tan curtios como intensos.

Había más de media docena d’años que Ramón Prada nun pinzaba los teclaos en Lorient, pero esti décimu cumpleaños dende que punxera banda sonora a les nueches máxiques de Lorient yera’l momentu perfeutu pa ufrir una revisión de “La nueche Celta” (La nuit des Celtes) nel llugar más afayadizu del festival pa sentir lo qu’hai tres de les composiciones del asturianu, la Ilesia de Saint-Louis.

“Andariegu, a ti que te presten les vieyes piedres, si ye’l casu de qu’un día pases per Castro, fai alcurdanza de Maeve. Y escucha, escucha peratentu. A lo meyor tienes la suerte de sentir la so voz” les pallabres de la novela de Juan Noriega, resumen perbien el sentimientu del públicu qu’aconceyó na Ilesia: xente con posu cultural, amante de les vieyes piedres que facíen alcordanza del os sones tradicionales que taben peratentos a sentir la capacidá que l’organu da a quien lu manexa con prestu.

“L’órganu paezse muncho a una orquesta, puedes cambiar de soníos y tienes más dilatación de timbres, yes a controlar con un par de manes cuasti tolos instrumentos” como dicía Ramón Prada n’una entrevista en Lliteratures (23: 49) y como afitó ayeri.. nun s’echaron en falta más que sones como los de la gaita que fain variar el maxín de los sentíos cuando ún siente estes compesiciones, pero nun fuimos a echala de menos los que como si d’un conciertu cualaquiera se tratare amosaremos la tentación de pidir un ‘bis’ al final del conciertu.

Ramón Prada, col sofitu de Juanjo Díaz, reencontrose na nuechi del miércoles con Lorient y cola obra que dende l’encargu del festival impuslare una obra de la qu’Asturies tien güei de sentise bien arguyosa. Y n’acabando so conciertu, fizo lo esperable, averase al Estadiu de Moustoir a ver el final de la Nueche Intercéltica, xustamente cuando se cumplíen diez años de que-y punxera banda sonora y ensin que’l maestru asturtianu tuviera alcordanza de que se cumplíen dos llustros. El tiempu pasa bien rápido, pero non pel so mundu musical, tan vivu y actual como siempres.

 

 

Loading Facebook Comments ...