Nuevos estudios apunten a que Leonardo ta detrás de ‘La Gioconda desnuda’

18 marzu 09:48 2019 Imprimir

La firma más prudente de Mona Vanna, dibuxada con carbonilla sobro papel, con casi les mesmes dimensiones que la famosa Mona Llisa y de fechu conocida como La Gioconda desnuda, yera atribuida al Taller de Leonardo Da Vinci, pero nuevos estudios apunten a que Leonardo ta detrás de ‘La Gioconda desnuda’.

Pero ye la firma del propiu Da Vinci, que caltenía mediáu’l sieglu XIX, la que convenció en 1862 a Enrique de Orleans, duque de Aumale, de pagar una pequena fortuna, 7.000 francos de la dómina, pa integrala na so colección, que güei cuelga nel Musée Condé del Domaine de Chantilly, abargana de París.

El pintor al que bastó con La Gioconda y La última cena pa llograr una celebridá póstuma, qu’oldea cola modesta quincena d’olios que se conocen d’él, dexó sicasí una gran cantidá d’enigmes, dende la identidá de la Mona Llisa del Louvre hasta la procedencia d’esta versióntopless. Más espublizada na dómina que la sorrisa vistida: les belles artes nunca tuvieron llueñe de les modes nin del dineru y aquellos distinguíos torsos desnudos (la Semeya de Simonetta Vespucci por Piero di Cosimo; la Semeya de muyer de Bartolomeo Veneto) fueron epidémicos na década de 1580 en Florencia.

Por eso, el Musée Condé aprovecha otra plaga, la de les esposiciones Da Vinci pol quintu centenariu de la so muerte, pa montar una que va abrir el 1 de xunu, n’ese Chantilly más conocíu polos caballos del agá jan y pola crema nacida n’Italia casi coles mesmes que Leonardo, pero con un muséu que merez la visita. Ente otres coses porque, atuñáu, el duque prohibió en testamentu’l préstamu de les sos obres.

Mathieu Deldicque, comisariu de la esposición, presentó a la prensa’l dibuxu de la Mona. Antes, la dama en cartón fuera ingresada nel C2RMF, centru de restauración de los museos de Francia, y estripada por Bruno Mottin, conservador del patrimoniu. De la operación, certidumes y duldes. Lo induldable: la carbonilla sirvió como estarcido pa otres creaciones, como xuna versión pintada, con firma de Da Vinci, colgada nel Ermitage. Más allá de la firma, “ente los espertos la fascinación por esa carbonilla persiste pol so trazáu inhabitual, con munchos arrepentimientos, correcciones. Volvimos estudiala –diz Mottin– con métodos modernos”. Primer sorpresa: Mona Vanna ye bizca, les contornes dures, bien marcaos y el fondu de color verduzco y desagradable. Pero como’l dibuxu foi trabayáu tantes vegaes tuvimos que deslindar fases de composición hasta suponer con bastante certidume que’l defectu visual nun ye d’orixe”.

  Categories: