Los zombis ataquen a Trump en Cannes

17 mayu 08:52 2019 Imprimir

La competición pola Palma d’Oru entamó esta selmana con brenga y rebeldía. L’estadounidense Jim Jarmusch abrió’l bracéu na Sección Oficial del Festival de Cannes con un filme, Los muertos nun muerren, qu’amuesa un satíricu y nítido discursu políticu contra l’actual orde mundial, el consumismu estremu y el negacionismu del cambéu climáticu.

Con Bill Murray, Adam Driver y Lloma Swinton nos papeles principales, foi un caltriante arranque de fiesta dempués de que’l cineasta mexicanu Alejandro González Iñárritu presentárase como presidente del xuráu –el primeru llatinoamericanu– con una dura intervención frente a les polítiques de Donald Trump y otros líderes amigos de murios y esclusiones.

La película de Jarmusch fila obviamente muy fino en materia político. Nella, el perru del habitante más despreciable del pueblu onde trescurre la hestoria, un granxeru miserable interpretáu con eficacia por Steve Buscemi, tien por nome Rumsfeld, l’apellíu del ultraconservador exsecretariu de Defensa y promotor de la invasión d’Iraq con George W. Bush, Donald Rumsfeld Valga’l datu para faese una idea del tonu d’una cinta onde los muertos vivientes que de secute espertaron na sele villa de Centerville se pirran por faese con un móvil, un xuguete o una barra de Snickers; qu’analayen poles cais pidiendo “wifi, wifi”, una Pepsi o, en casos de mayor austeridá como los del zombi Iggy Pop, la so compañera y dalgún qu’otru vieyu roqueru, conformar con una guitarra o “café, café”.

La resurrección colectiva de seres queríos de Centerville de toles dómines sobrevien cuando la tierra sal de la so exa de rotación por causa de quebrar de grandes mases de xelu nos polos. Un desastre que les autoridaes consideren rumores esaxeraos por enforma que tolos medios dean la noticia y la catástrofe sía yá un fechu. Cuando los personaxes oyen los desmentíos oficiales, nin siquier fádiense en comentalos. Ponen una cara de póker ya intercámbiense unes miraes que dexen claro’l grau de credibilidá que conceden a los sos dirixentes.

El llargumetraxe ta llaráu de cites a películes de tolos xéneros, dende Nosferatu hasta La guerra de les galaxes pasando por Alcuentros na Tercer Fase o El señor de los aníos. Y hai una mención esplícita a George Romero, el realizador neoyorquín fináu va dos años a quien se debe l’arquetipu actual de los zombis nel cine y el so usu como vehículu de crítica social. Bastante ye que el delegáu xeneral del Festival de Cannes, Thierry Frémaux avanzó na so comparecencia del llunes que la obra de Jarmusch yera ente otres coses “un homenaxe a Romero”.

  Categories: