Los lunes nunca llueve en Lorient

03 agostu 04:03 2004 Imprimir

La jornada de un lunes en Lorient siempre arranca de la misma forma: Surge de los efluvios de la noche intercéltica, que tiene el estadio de fútbol del Lorient F.C. como refugio y que en esta ocasión contaba además con el hecho de que la encargada de abrir la noche era la voz maravillosa y embriagadora de Mari Luz Cristóbal. ‘A capella’, sola en el centru de la cancha, Mari Luz completó más que bien, de forma inmejorable, la apertura de la noche del domingo que ya casi es lunes.

Corriendo, apenas acabando aún de escuchar el violín de la estrella del festival de este año, la arcadiana, o canadiense si se prefiere, Dominique Dupuis, hay que trasladarse a las oficinas del Palacio de Congresos para poder asistir a la entrega de premios del Macallan, que además de contar con el sonido de las gaitas ganadoras en los concursos y la presencia de los mejores gaiteros de Europa, es un acto regado con el whisky de la conocida marca escocesa.

Este año era el gaitero de Avilés Ángel Domingo el que recibía en la madrugada del lunes primero de agosto la que es la mayor cualificación que puede alcanzar un gaitero asturiano: el Trofeo Macallan, hoy denominado Mac Crimmon, con el que el Festival de Lorient premia al mejor intérprete de gaita asturiana y gallega. Y lo hacía junto al ganador, de nuevo este año, del concurso de gaita escocesa, el inmejorable Fred Morrison, en un acto en el que todos los gaiteros presentes quisieron rendir homenaje a Jairo Garcia, el gaitero que nos abandonó en el mes de noviembre y que como recordaba Marco Antonio Guardado, “el año pasado estaba aquí con nosotros disfrutando con alegría del año de Asturias”.

Marco Antonio Guardado no podía reprimir el recuerdo de Jairo en el minuto de silencio que el Festival le dedicó a un gran gaitero que nos dejó muy pronto y al que aún recordamos todos los que coincidimos con él en las noches de Lorient y en las jornadas intensas que se pasan aquí de escenario en escenario.

Fred Morrison también se acordó de Jairo en las cortas declaraciones que hizo a Asturnews nada más finalizar el acto de entrega de premios, en las que no dejó pasar su gran cariño por Asturies, “una tierra con unes xentes y una cultura que me presten muncho”, acertó a decir el maestro gaitero en un asturiano mezclado con el castellano que deja bien claro su interés por Asturies y lo asturiano, que pudo demostrar en su reciente visita al Principado.

Una vez que se le tributó este homenaje a Jairo, Ángel Domingo mostró claramente por qué alcanza este año el reconocimiento en Lorient, con una interpretación con mucha pasión y mejor sentido rítmico y unos ‘floreaos’ con los que asombró a otros compañeros gaiteros que saben bien lo que es templar el instrumento.

La nueche continúa y no se puede dejar de lado porque en el momento menos pensado ocurre que se puede hallar a dos de los componentes de Gatos del Fornu que van en busca de El Saloon (el más célebre de todos los bares de Lorient, el último en cerrar, que este año está precisamente cerrado y exhibe un cartel de alquiler que lo deja bien claro). O puede encontrarse a los miembros de Deua Dubra que acaban de llegar a Lorient, depués de dar unas cuantas vueltas perdidas por la ciudad.

Acostarse bien tarde y levantarse bien temprano, ese es el buen hacer en Lorient. Y a las 11 hay que estar en el Ayuntamiento. Como cada lunes de Festival. Los sones y los bailes del Grupo avilesino Esbardu son los protagonistas esta vez de la recepción oficial que hace el Ayuntamiento de la ciudad de Lorient a todas las delegaciones artísticas y musicales de los países celtas que participan en el Festival. Músicos gallegos, galeses, irlandeses, escoceses, de Cornualles y de la Isla de Man ofrecieron una muestra de lo que son sus músicas tradicionales y también más modernas en un acto protocolario con el que se suele arrancar los días más culturales y menos comerciales del Festival de Lorient.

Después de esta recepción del Ayuntamiento comienzan las actividades de la semana, más dirigidas al mundo estrictamente cultural que al popular, que suele recoger el fin de semana mucha mayor participación de público. Ahora todavía queda a mitad de semana otro acto protocolario semejante al del Ayuntamiento en la casa del prefecto francés, algo parecido al Delegado del Gobierno en Asturies. Todo lo demás van a ser actos culturales, de expresión musical y artística céltica.

En el Ayuntamiento, además de la música y los bailes del grupo Esbardu pudieron verse las danzas tradicionales de un cuarteto de mujeres escocesas, con sus brincos rituales, y se escucharon la canción tradicional próxima a la tonada que se canta en la Isla de Man, los cantares llenos de nostalgia de Cornualles y la nueva música que con el acordeón están creando los jóvenes irlandeses, sin olvidar la más tradicional arpa que llegaba desde el País de Gales.

  Categories:
Loading Facebook Comments ...