La Oficina de Política Llingüística cumple 6 meses de llabor “imperfectu pero necesariu”, según D’Andrés

13 xunetu 23:18 2004 Imprimir

Imperfectu dafechu pero absolutamente necesariu. Asina califica Ramón D’Andrés el llabor realizáu pola Oficina de Política Llingüística del Principáu, de la que ye director, nos sos primeros seis meses de vida, que se cumplieron ayeri. Nesti semestre, entiende D’Andrés, echáronse a andar midíes “embrionaries” qu’apunten per ónde pue dir el camín de la normalización a tolos efectos de la llingua asturiana.

Ente elles, el titular de la xoven Oficina de Política Llingüística -organismu ensertáu na Conseyería de Cultura, Comunicación Social y Turismu- destaca la puesta en marcha de la Xunta de Toponimia, constituyida’l pasáu 18 de mayu y que yá recibió peticiones d’once conceyos pa recuperar los sos nomes tradicionales de llugar; el tratamientu específicu del gallego-asturianu; y les acciones n’educación, con una campaña específica p’alitar la matriculación n’asignatura de Llingua.

Na llista d’actuaciones que D’Andrés cita como primeros ‘deberes’ enveredaos pola Oficina que dirixe dende’l 13 de xineru tamién figura la Rede de Normalización nos Conceyos, qu’ensin embargu atraviesa un momentu d’indefinición al cambiar Cultura los convenios previstos pa la creación de nuevos servicios llocales de normalización por subvenciones nominales pa sufragar sólo actividaes, y non gastos de personal.

Nesti sen, ya inda declarándose incómodu por esa modificación que retrasará l’apaición de nueves oficines municipales de la llingua, el director de la Oficina de Política Llingüística sostién que nesti primer semestre de llabor nunca nun recibió directrices nin “restricciones” de les dos másimes autoridaes de Cultura: la propia conseyera, Ana Rosa Migoya, y el tamién socialista Carlos Madera, director xeneral de Promoción Cultural y Política Llingüística.

Dambos amuesen, según afirma D’Andrés, una actitú “bastante respetuosa y comprensible” pa col asturianu, y supervisen una Oficina “absolutamente necesaria; tanto, que si nun esistiera, repetiríase la esperiencia de la llexislatura anterior”.

En consonancia con esi argumentu, la valoración que’l director de la Oficina de Política Llingüística fai del llabor fechu por esi organismu nel so primer mediu añu d’esistencia pasa pol pragmatismu: “El camín ye difícil y nun se puen facer milagros”, evalúa Ramón D’Andrés, “y el llabor d’esta oficina ye necesariamente imperfectu porque’l marcu d’actuación nel que nos movemos nun ye’l más ampliu: La oficialidá garantizaría una acción más eficaz”.

  Categories:
Loading Facebook Comments ...