La Llaboral: Una obra de más de 50 años

27 setiembre 03:55 2007 Imprimir

Llegando a Xixón dende l’este, la figura de La Llaboral apaez ente los ocalitales qu’acompañen a la carretera de Villaviciosa como un xigante castiellu de proporciones esaxeraes, sobremanera al llau de les pequeñes casines qu’enllenen tol valle de la parroquia de Cabueñes. Quiciabes con esa idea de castiellu diseñó Luis Moya Blanco l’edificiu allá pelos años cuarenta. Un complexu que da la espalda a la ciudá de Xixón y entemez estilos arquitectónicos de toles epoques y que güei, más de mediu sieglu dempues del entamu de les obres, tovía nun ta termináu. Un edificiu que con 270.000 metros cuadraos, el más grande d’España, superando en dos vegaes y media al Monesteriu d’El Escorial.

La hestoria de La Llaboral ye la hestoria del olvidu y l’abandonu, la hestoria d’un edificiu que nunca nun acabó de gustar al dictador Franco (nunca nun llegó a inauguralu) y al que los gobiernos de la democracia dexaron a la so suerte pol mieu a la identificación col Rexime hasta va bien poco. Pero la hestoria de la Universidá Llaboral ye tamien la d’un caprichu arquitectónicu qu’ayudó a munches families asturianes a salir alantre y dio a munches xeneraciones de trabayadores la oportunidá de formase nun oficiu. La hestoria d’un edificiu que supo adaptase a los tiempos y ser dende un monesteriu a un plató de televisión, pasando por ser un orfanatu y un institutu de secundaria y hasta escenariu pa una película de los populares ‘Mortadelo y Filemón’.

Pero, ¿cómo, tovía na postguerra, decide’l Gobiernu ponese a facer un edificiu d’estes característiques?. La esplicación ta na visita d’un subsecretariu del Ministeriu de Trabayu a un accidente llaboral nuna mina asturiana. La fuerte impresión que lleva esti funcionariu a Madrid fai que les ferramientes del Ministeriu trabayen bien rápido pa la creación d’un orfelinatu pa les güerfanes de los accidentes mineros.

El Ministeriu de Trabayu encamienta a la Xunta de la recien creada Fundación Jose Antonio Girón a entamar la obra nuna Orde del 14 de xunetu de 1946. El diseñu del edificiu quedó a cargu del profesor de la Escuela d’Arquitectura de Madrid, Luis Moya Blanco, cola ayuda del so hermanu Ramiro y más tarde de Pedro Rodríguez A. de la Puente. El primer problema vino pola falta d’unos tecnicos n’obra. Asina qu’al proyectu diba sumase l’aquitectu xixones Jose Marcelino Díez Canteli.

Entamen les eternes obres
L’edificiu de la Llaboral entamó a construyise n’abril de 1948 y dende entós la “ciudá idílica” planificada por Moya diba convertise nun edificiu siempres cuestionáu. La falta d’apoyos a la obra dientro del gobiernu franquista diba facer qu’en marchando Girón del Ministeriu de Trabayu quedare ensin fondos y tuviere de parase la obra. Asina, cincuenta años más tarde, la ilesia de La Llaboral tovía nun tien altar y la biblioteca (que tuvo tapiada y ensin facer) acabóse va dalgo menos d’un añu, recoyendo agora los fondos de la Escuela Universitaria Xovellanos. Un espectacular espaciu con vistes al patiu central y con capacidá pa miles y miles de llibros que foi termináu siguiendo con procuru los planos orixinales de Moya.

Les lleendes de La Llaboral
Por embargu, la impresionante de biblioteca de la Llaboral queda en nada al comparala con otros elementos del complexu. La torre, dende la que pueden vese unes vistes ablucantes, ta cerca de los 130 metros, un datu que ta acabante de descubrise. Y ye que la medición orixinal nun taba bien fecha y l’edificiu creció esti añu alredor de diez metros, una nueva sorpresa como tantes otres qu’abelluga esti celebre edificiu. El teatru, unu de los más grandes d’Asturies, presumía dende la so apertura d’unes butaques de pelleya de camellu… pues bien, va pocos meses y ente los papeles atopaos nes obres, apaeció una factura de la pelleya usada pa facelos: Yera pelleya de vaca, muncho menos esótica pero más barata.

Pero tornando a la construcción de La Llaboral ye memorable’l momentu nel que los obreros que trabayaben na construcción de la bóveda de la ilesia se negaron a quitar los andamios nos que se sofitaba la estructura (fecha namás de lladriyu y con un pesu de más de 2.300 tonelaes) y Moya punxo a la so familia so la construcción pa demostrar la so confianza na estructura, qu’a la fin, aguantó ensin andamios y güei tien 807 metros cuadraos de planta elíptica y capacidá pa más de mil persones en bancos fechos d’una sola pieza con madera d’emberu, trayío de Guinea Ecuatorial.

L’edificiu en cifres
Tolos datos del edificiu son impresionantes, cada pequeñu detalle taba midíu. Los muebles yeren de diseñu esclusivu y teníen en cuenta cada detalle. Por exemplu, los sofás teníen les pates terminaes en fierro pa qu’al fregar la madera nun pudriere. Pero La Llaboral ye sobremanera l’edificiu de les grandes cifres: A parte de los yá citaos, el patiu central tien 150 metros de llargor por 50 d’anchor, lo qu’equival a la Plaza de San Marcos de Venecia, la fachada del teatru tien les mesmes midíes qu’El Partenón d’Atenes y la granxa La Llorea, parte del complexu autónomu qu’ideare Moya, ocupa dalgo más de 500.000 metros cuadraos.

En metá de la construcción del xigante, la idea inicial del Orfanatu Mineru diba tener de convertise nuna de les Universidaes Llaborales (figura creada naquel momentu). La obra diba terminar a la fin en 1955, anque l’edificiu nun podía, pa nada, considerase rematáu y nin siquiera güei, dempues de dellos años de nueves obres, pue dicise que la obra de Moya tea terminada.

El futuru
En terminando la obra, miles d’alumnos pasaron per La Llaboral nes sos distintes etapes y dempues d’unos años cuasi abandonada (sacantes la presencia d’un institutu), foi perdiendo los estigmes del pasáu y foi valorándose la necesidá de ponela en marcha con nuevos usos.

Nos últimos años, l’institutu sacóse a otros edificios fuera del nucleu central de La Llaboral y llegaron les carreres de Turismu, Empresariales y Trabayu Social, la Escuela d’Interpretación, el Centru d’Arte Llaboral y la Televisión Autonómica Asturiana ente otres importantes instalaciones. L’edificiu vuelve a ser güei un centru nel que s’afala la educación y la creación y del que los xixoneses vuelven a tar arguyosos, recordando’l so pasáu y deprendiendo d’el pa valorar l’edificiu como lo que ye: unu de los grandes monumentos del sieglu XX.

  Categories:
Loading Facebook Comments ...