Grafiteros de tol mundu «espierten» una ciudá cuartu en Moscú

27 agostu 12:15 2019 Imprimir

Artistes visuales de tol mundu, incluyendo España, México y Arxentina, tomaron al asaltu con lluces y colores el barriu de Triojgorka, al oeste de Moscú, pa espertar esta ciudá del so letargo y da-y una nueva vida.

«Pensamos nesti proyectu como una vía para convertir esti barriu d’un problema a una atracción, un espaciu al que la xente pueda allegar, inclusive los turistes», afirmó Dmitri Lióvochkin, artista visual rusu y organizador del festival Urban Morphogenesis, que’l so propósitu ye pintar 36 fachaes d’una ventena d’edificios.

Tratase d’un barriu gris, d’altos edificios monotípicos atarraquitaos nes contornes de la ciudá de Odintsovo, satélite de la capital rusa, que paeciera condergáu a la desatención depués de qu’el so constructor quebrara y viérase sumíu en pleitos llegales y falles constructives.

Sicasí, dacuando los milagros son obra humana. Y ye que pintores y artistes rusos del grafiti convocaron a colegues de toes partes del mundu, incluyendo a artistes iberoamericanos a convertir esti espaciu nun llugar más que habitable, vivible.

Una inmensa semeya de Yuri Gagarin sonriente; un pexe metá real, metá plásticu; una pareya d’adolescentes besándose; un osu que prinda la lluna; un sigiloso gatu de clarescuros que paez convertise en fumu; xuegos xeométricos de colores, apenes son dalgunes de les obres yá concluyíes, mientres n’otros murios bulle’l trabayu. Sobro les parés, en grúes, escaleres, trabayen incansables artistes de China, Estaos Xuníos, Italia, Brasil, Portugal, Francia, Xapón, Cazayistán, ente otros países.

El proyectu ye lliteralmente monumental y, según los sos organizadores, únicu na so escala. Tratase de xigantescos murales en fachaes de catorce metros d’anchu por 56 d’altor, la mesma d’un edificiu de 16 plantes. A esi altor el motor del andamiu empieza a protestar y solo queda confiar na firmeza de los cables y de la lluria de seguridá. La estructura de metal sostien a unu o dos artistes, y decenes de llates de pintura, mientres se bancia llixeramente col vientu.

«Nin yo mesmu sé cómo empezó tou, foi como un suañu. Vi toes estes parés de formigón, tou esti horror y pregunté, ¿cómo puede la xente vivir asina? Y pensé, hai que faer daqué pa llamar l’atención sobro esti barriu», rellató Lióvochkin.

La idea del pintor de llevar la galería al barriu empieza a cuayar énte los güeyos del vecinderu. N’unu de los edificios trabayen el Pexe (José Sabaté, España) y Chicadania (Dania Ortega, Colombia). La obra xube amodo pol muriu, nun amiestu de figuración realista y xuegos col cómic.

  Categories: