Foncebadón, una Fervencia nel Camín

25 xineru 11:40 2012 Imprimir

Son munches les veces que siento dicir «Esta fin de selmana tuvi na Cascada de la Fervencia», o veo escritu en cartelos oficiales, periódicos o n’internet «Cascada de la Fervencia». Apocayá desconocía que fervencia fora una palabra propia del lleonés, y que la so traducción al castellán ye «cascada». Polo que, al dicir «Cascada de la Fervencia», taríamos diciendo «Cascada de la Cascada».

Esta forma de redundancia toponímica nun ye nueva, y asocede de manera natural cuando los falantes dexen de conocer el significáu d’una palabra. Pa referise a lo mesmo pasen a emplegar otra voz con idénticu significáu, que n’ocasiones s’añede a l’anterior. Pero esti nun sería’l casu, una y bones los habitantes de Foncebadón sí conocen el significáu de la palabra fervencia. Equí’l problema anicia en que por causa de la desprotección y del nulu estudiu polos organismos oficiales de toa una llingua –nesti casu la lleonesa– y de la toponimia nella cuayada, a la de poner cartelos o d’imprimir mapes nun se consulta a los habitantes de cada zona, que son los depositarios d’una conocencia secular del territoriu.

Intrigáu col asuntu de la toponimia de Foncebadón arriendes de conocer que fervencia ye lleonés, va un añu encuesté a los tíos d’un amigu. Los sos nomes son Avelino y Benito Serafín, dambos naturales de Foncebadón. Avelino tuvo viviendo nel pueblu hasta los 32 años y ella emigró más moza, a los 16. Estes Navidaes decidí acabar el trabayu qu’empezara y fui otra vez a la so casa d’Estorga pa que me dixeren el nome del restu de les zones de Foncebadón que na primer entrevista nun anoté.

Cuando llegó’l momentu de referise a la fervencia, lo qu’escuché en palabres d’Avelino foi esto: «Equí siempres se sintió dicir El Pozo la Fervencia, nun sé d’ónde saquen agora lo de llama-y “Cascada de la Fervencia”», mientres la so hermana asentía.

Pero non solo eso: Avelino y Benita dixéronme’l nome de más de cien zones del so pueblu, y la inmensa mayoría sigue calteniendo’l so topónimu en lleonés. Claros exemplos d’ello son El Prao de la Lloba, El Prao del Vieyo, Las Llameras de la Fuente (llapada o llamera en lleonés ye una zona húmida, xeneralmente de praos), Las Tierras del Espantayu, L’Acebal (llugar onde hai xardones), La Mata las Artigas (artiga, terrén que se gana al monte quemándolu y rompiéndolu), El Reguero las Muévedas (muéveda, desprendimientu o ábanu de nieve), La Degullada (collada o pasu ente dos altures), Las Tierras de la Chanada (una chana o chanada ye una zona llana), más un llargu etcétera.

Siguí falando con ellos sobre los pueblos d’alredor y los llargos paseos que daben cuando vivíen pellí, como por casu Mataveneiro (Matavenero), Villaciervos (Villar de Ciervos) o Funfría (Fonfría).

Como pueden ver, preguntando por estos nomes, podemos conocer por qué se llama a una zona d’una forma determinada. Ende, ente otres munches, anicia la importancia de conocer una llingua, coles sos característiques y traces, alloñaos d’intereses políticos que nun dexen de ser efímeros. Conociendo un pocu la llingua lleonesa, vamos conocer un pocu más la tierra que triamos y lo que d’ella s’escribe, según munches de les palabres qu’usen los nuesos güelos, tíos, padres y, anque nun nos deamos cuenta, nós mesmos, al utilizar términos como falispas de nieve, arramar, manzana roya, filandón, o nomes de pueblos como Fontoria de Cepeda (Fontoria, fonte d’oru), o Braña (campera o prau altu).

La llingua sirve pa eso, pa entendenos colos nuesos asemeyaos y pa entender a los nuesos asemeyaos. Nun queramos destruyir lo que foi de nueso mientres tantu tiempu y que güei, anque en muncha menor midida, podemos siguir viendo, como por casu, cada vez que nos acercamos a Foncebadón y al so pozu, onde podemos reparar nuna formosa fervencia.

Los significaos d’estes palabres y d’otres munches, apuntómelos Fernando Álvarez-Balbuena, llingüísta y profesor de la Universidá d’Uviéu.

  Categories:
Loading Facebook Comments ...