El llugar del amor

31 mayu 03:07 2005 Imprimir

Xuan Santori (Uvieu, 1968) ye’l poeta que nos punxo toles inconveniencies a la especie depues d’enseñanos les sos zunes. Sicasí, dexárenos coles ganes de más. Esto que según suena paez una clara tendencia al masoquismu, ye en realidá un gustu pola so poesía, desenfadada pero nada lixera. Irónica y tráxica como la propia vida.
Nesti “Bis a bis” (Trabe, 2004) la voz de Santori desvelasenos familiar y directa. Fálanos dende la confianza, a la par que nos regala unos versos estremadamente midíos y cuidaos, volviendose un amigu pal llector, que termina por sentise dientro de los poemes, bien interpeláu por ellos, bien como protagonista del discursu. Dacuandu confiesase dende la sinceridá cruel (ente’l resabiu y la protesta), anque tienru la mayor parte les veces.
El poeta vive y espera, con una paciencia ensin llímite qu’aguarda desenguedeyando los recuerdos: “(…)y esperar la to risa esclariadora casi / faltona, polo rabilera que ye, sabicaña / como poques, les tos preguntes / grandes y breves, / la to voz / que nun llega.”
Santori toma conciencia d’olvidu y abandonu del mundu dende un realismu depuráu de melancolíes y drames. D’esi mundu cotidianu que, más trescente de lo que pensamos, ye nel que vamos dexando la vida y al que consigue pervivir a golpes d’ironía. Pal poeta, esi sarcasmu ye la única manera de soportar la carga de les hores perdíes en baldre. Un exemplu d’ello vemoslu cuando, conocedor del oficiu, nos apriende, como si fuere un guisanderu, la receta del facedor de versos: “(…)Recuerde: / ye’l matiz suxerente lo que se busca, / les viandes son les de siempre, / la forma de tresnales, / non. // A la hora de sirvir, atentos a la presentación / qu’ha dar el toque esplandeciente; convendrá / acompañalo con fresca y abondosa / autocrítica y quiciás / un daque de salvadora humildá.(…)” .
Pero non siempre ironiza. Davezu muestrase reflexivu y, cola intelixencia de quien analiza y revela, xuega cola memoria fotográfica que-y devuelve les palabres del güelu y na que guarda la esencia de lo que ye: “(…) neso poco perviven los golores y menudancies / de la memoria. Sí, tan deformada, / tan parcial, ensin orde claru / y tolo anecdótica que se quiera, / ensin embargu y al so pesar, / nello / permanez.”

El llugar del amor

Asina, nesi enfotu por guardar pa sí cada instante, consciente de que ye lo qu’ha de quedar, va retratando y pintando con trazu finu cada segundu vivíu: “(…)quiero quedar un instante nesta / delicadeza, nada superflua, / (…) / pintando los caminos de la mañana nel cristal, / unes fronteras onde m’invites a asitiar los mios sentíos, / a velos consumaos nel to tiempu, / el mio llugar.” Penriba de tolo sabío, dándonos la vida en pequeños sorbos, sigue habiendo palabres pal amor. Un amor que paez coláse-y nel cuartu ensin permisu pero tamien al que s’entrega ensin reserves, como cunta nel poema “Cambiu”: “Vienes mansulina roñándome favores / dellos abrazucos, dices / (y nun sabes que too voi date / too a cambiu del to venir, / solo)”
Pero l’amor tamien tortura, esclaviza y atormenta. Garrando la voz perturbada d’Alejandra Pizarnik, apuñala’l deseu del amante frustráu: “La to memoria / cuchiellu a la chisba / apuñalando la mio almuhada / cada nueche. / Cada nueche / corándome / con total premeditación / cadún de los mios suaños.”
Anque, por suerte, nos versos de Santori siempre predomina al final la esperanza. Cola calma del expertu observador sigue la busca del sitiu nel qu’afayase y aposentar los mieos y la soledá. El llugar que nos salve, nel que nos sentimos protexíos y tres del qu’andamos nesti camín desesperanzáu que ye la vida. El llugar del amor: “(…)faes / la mio alma estranxera, que / mansulina / y a la to vera, ensin atender a razones, / quier siguite, marchar tres de ti, más, / munchísimo más / que nada.”
En resume, Santori tuteamos con confianza y sabiduría, enmascarando les grandes reflexones nos paisaxes cotidianos. Fai un bis a bis col llector qu’espera segundes partes que, de xuru, han de ser buenes.

  Categories:
Loading Facebook Comments ...