El Garrapiellu propón una xuntanza en defensa del patrimoniu asturianu

08 febreru 11:34 2011 Imprimir

La Tertulia Cultural “El Garrapiellu” acaba espublizar un documentu nel que critica l’inacción de la Conseyería de Cultura na defensa del patrimoniu asturianu, tanto no que cinca a l’etnografía, como arqueoloxía y otres estayes. Denuncien la corrupcion y la “militarización” del departamentu cultural del Gobiernu d’Asturies. Conviden a colectivos y particulaes a impulsar una crítica conxunta pa la que dan como bases el so documentu.

POLÍTICA, O ARQUEOLOXÍA

Dende la Tertulia Cultural “El Garrapiellu” falamos pa la opinión pública, la cultura y la sociedá civil asturiano. Ye vezu de la nuestra asociación pronuncianos a la escontra d’aspeutos que torguen, pa la nuestra manera de ver, l’espoxigue de la cultura asturiana. Facémoslo por un deber de ciudadanía y ciñu pa con Asturies. Al envís d’aldericar unes noticies que cinquen a les rellaciones de la Conseyería de Cultura cola arqueoloxía, prúyenos sopelexar la nuestra posición.

Esmolecemos de ver la burocracia y enclín a la militarización en Cultura, que menacien con mudar el muérganu que tenía de curiar pol patrimoniu cultural en cuartel, onde ye obligao dir “pel conductu reglamentariu” y manden la xerarquía o l’obedecimientu ciegu al mandu, más que la intelixencia, la preparación científica y la honradez.

Paez que la ordenanciosa Conseyería, escaeciendo la so primer función, que ye trabayar pola defensa y caltenimientu del patrimoniu, pierde’l tiempu en castigos llaborales a los que nun tean a la orde o nun traguen cola so ideoloxía política. Un comportamientu autoritariu y represivu que nun alienda res un clima afayadizo pa les xeres arqueolóxiques. Encamentámos-yos a que se centren no que-yos vamos evaluar los ciudadanos y ciudadanes nos vinientes procesos elleutorales: la so propia capacidá de xestión de los nuestros bienes culturales.

La Conseyera y el Direutor Xeneral debíen facese dalgo autocrítica. Matar al mensaxeru pa quitase de responsabilidaes nun ye’l camín. La so xestión carauterizóse davezu pol conflictu, l’abandonu de bienes y la incapacidá pa defender el patrimoniu arqueolóxicu, hestorico-artísticu y etnográficu. Y si ye qu’esta abegosa represión da nuncies de nomar la direición del Muséu Arqueolóxicu, reclamamos la llibre concurrencia, ensin maturrangues d’esclusión, respetando drechos y currículos profesionales.

Polo que sabemos del trabayu d’Ángel Villa y l’equipu suyu, los llogros algamaos nel Plan arqueolóxicu del Navia-Eo namás que puen calificase de cimeros pa l’arqueoloxía castreña del noroeste peninsular. Jorge Camino y los sos collaboradores en La Carisa anovaron un territoriu arqueolóxico bien granible pa la hestoria romana y altumedieval d’Asturias. La sociedá asturiana tien una delda colos arqueólogos del Chao Samartín, de Curriechos y El Homón de Faro. Y lo mesmo teníemos de dicir d’otros munchos perbonos arqueólogos y arqueólogues. Persones que mos afalaron a conocer y dar a valir la prehistoria asturiana.

Enrraxona ver cómo afustiguen a los arqueólogos que ficieron escavaciones de rellumu y, en cuenta premialos, tórguenlos pa dir a la gueta d’empleaos más fieles. La virtú siempres recompensada n’Asturies manda-y al porgüeyu político qu’unos arqueólogos asturianos dignos seyan separtaos de les sos funciones y espedientaos. Acasu, porque son arqueólogos de campu, non funcionarios de despachu.

Los despachos y tapuxos d’esa Conseyería tienen nel so haber el casu escandalosu de Pepe el Ferreiro, suplantáu pol arqueólogu del zulu La Campa Torres, con conocencia nenguna d’etnografía, pero con fidelidá probada, los aprendices de constructores del remocicamientu d’Abamia, los impautos ambientales de los dólmenes de la sierra Carondio, el vergoñosu abandonu del prerrománicu, o l’estropiciu de los horros y xacimientos de San Andrés de los Tacones.

Na Conseyería sobren burócrates, enchufaos o falagueros ideolóxicos y falten bonos arqueólogos, de los que Villa y Camino son exemplu. Falten persones comprometíes cola cultura asturiana y sobren mandamases, xefatures inútiles y antiasturianes.

Nagüamos porque la política cultural seya más cultura y menos política. Que se mida la capacidá de los investigadores y non los sos apegos al poder políticu. Que les nuestres instituciones culturales trabayen con enfotu pa que podamos tar argullosos y esfrutar del nuestru bayuroso patrimoniu tolos asturianos y asturianes. Non avergonzanos d’unes escures mazmorres kafkianes, onde l’acosu llaboral, la incapacidá o’l barruntu de corrupción afueguen la nuestra cultura.

Como ciudadanos y ciudadanes que pagamos l’arqueoloxía oficial colos nuestros impuestos, dexigimos responsabilidaes polítiques pol espoliu La Campa Torres, el caciplamientu político del futuru Muséu Arqueolóxicu, el camudamientu de campañes d’escavaciones por campañes de persecuciones arqueolóxiques, y enfín, pol desdexamientu de funciones de la Conseyería de Cultura. Denunciamos el desprestixu de la política cultural n’Asturies.

La Tertulia Cultural “El Garrapiellu” espubliza estes reflesiones y llama a persones y asociaciones culturales a facer en xunto una crítica ciudadana a la Conseyería de Cultura, na defensa del patrimoniu asturianu.

Xixón, 29 de xineru de 2011. TERTULIA CULTURAL EL GARRAPIELLU Carlos de la Madrid, «aumentará el interés por la mina, lo que unido a los planes en marcha para su

  Categories:
Loading Facebook Comments ...