El Coleutivu Algamar estrenóse la selmana pasada con bona asistencia na so primer conferencia

03 ochobre 03:55 2007 Imprimir

El miércoles, 26 de setiembre, na Casa la Cultura de La Pola unes trenta persones acudieron a esti primer actu d’Algamar nel qu’intervinieron como ponentes Xuan Pedrayes Obaya y Carlos Lastra.

El primer ponente, Xuan Pedrayes Obaya, empecipió por asitiar el tema a tratar dientro del urbanismu sostenible (o patrióticu, pues fai referencia a la tierra de los antepasaos, qu’hemos dexar a los fíos), anque reconoció que, como arquiteutu, tien qu’asumir que cualquier actividá humana ye incompatible cola naturaleza. Analizó la situación urbanística d’Asturies en términos biolóxicos diagnosticando septicemia territorial, xigantismu de la conurbación central y anorexa mortal de l’aldea interior. Fixo dempués un análisis hestóricu del poblamientu, organizáu siempre en mestes xeográfiques: la primera dómina abarcaría dende’l sieglu XII, sobrevive hasta agora y ye la que produxo la organización parroquial; la segunda mesta ñaz na segunda metada del XIX, básase na minería y siderurxa, ye más esplosiva y entra en crisis más rápido; la tercera mutación inaugúrase al tiempu que los banzaos, porque ello supón controlar l’agua, y vien definida polos strips, les autopistes. Cambia entós la perspectiva de les coses y de los edificios a 120 km per hora. El problema ye la macrocefalia d’esa aglomeración de 800.000 habitantes; hai una conceición anticuada de ciudá-rexón, onde lo bono sedría lo urbano y lo malo lo rural. Frente a ello Xuan Pedrayes propón un modelu con varios focos, una conurbación y un urbanismu que nun s’esparrame (en Roma hai menos grúes qu’en La Pola); pue densificase con coherencia y con imaxe agradable, dir a una ciudá modal. En cuantes a l’aldea usó términos d’antropólogos mexicanos, que falen d’intracolonialismu urbanu de l’aldea y d’endofaxa; y punxo como exemplu a siguir el de los indios semínoles, que mercaron el Hard Rock Café, son 3300, tienen una rede de 125 restoranes, 4 casinos, hoteles, sales de conciertu… y en 2005 repartieron 64000 € de beneficiu por persona. El secretu ye tener una base xurídica que permita una bona xestión de los recursos pa crear bayura. N’Asturies nun hai un verdaderu estatutu parroquial que permita una progresiva implantación de riqueza na aldea; habría posibilidaes enforma: la xestión parroquial de montes; de los terrenos onde hai parques eólicos; de la producción y comercialización agraria; del turismu… Con un marcu llegal favoratible, una cesión de competencies y la xestión cooperativa l’aldea podría tomar decisiones por sí y poner en marcha soluciones estructurales.

Carlos Lastra centró la so intervención en denunciar los escesos de l’alministración del Principáu, pa ello fixo referencia a testos y semeyes de la revista Asturnatura, qu’edita l’asociación d’Amigos de la Naturaleza d’Asturies y que tuvieron a disposición del públicu asistente. Empecipió enllazando cola observación de Xuan Pedrayes de que dende l’añu 70 p’acá hai hcia’l triple d’edificación n’Asturies con una población mui asemeyada. La so esixencia énte esto ta clara: hai qu’aparar de medrar, hai más viviendes de les que se necesiten y el camín habría ser el de reconstruyir y recuperar patrimoniu, non construyir de manera descomanada. La segunda esixencia ye caltener el paisaxe pa esfrute de tol mundiu. Respeuto a esto punxo la imaxe de la xente que tien qu’emigrar d’Asturies y a la vuelta nun identifica’l llugar de ñacencia, colo que s’acaba de rematar el so esllarigamientu. Centrándose en custiones concretes analizó con ciertu detenimientu’l casu de l’autovía de La Espina a Ponferrada y les alegaciones qu’ANA presentó pa salvaguardar espacios de gran interés natural y pa la conservación d’hábitat d’osu y gallu montés. Frente a la obsesión pola construcción y les grandes infraestructures de l’actual Conseyería, Carlos Lastra faló de que nun s’apueta por alternatives como’l ferrocarril o les autovíes del mar, que se planifiquen n’otros llugares d’Europa. Frente a ello n’Asturies el Muselón nun ta pensáu nesi sen y n’Uviéu, el famosu cinturón de fierro desmantelóse non pa convertilu en cinturón verde sinón pa enllenalu de cementu. Habría tamién qu’ameyorar la rede de carreteres y calteneles en bon estáu, punxo como exemplu Inglaterra, onde hai una gran autopista que vertebra’l país de sur a norte y el restu son pequeñes carreterines ensin arcén siquiera. Dende ANA tamién se propunxo crear víes verdes, la primera podría ser la carretera que va de Veiga Rengos a la raya con Lleón. Otru asuntu tratáu foi’l de les mines a cielu abiertu, comentó la marcha de Narcea Gold Mines pola baxa rentabilidá, pero cómo agora vuelve otra empresa canadiense, que pretende usar les instalaciones pa tratar mineral que vien d’otros llugares, cuando’l permisu de tratamientu dau a Narcea Gold Mines taba xuníu a una actividá estractiva. Denunció les dos balses de cianuru y el vertíu a El Ríu Narcea d’arsénicu y antimoniu, mui perriba de los niveles consentíos. Mencionó tamién otros casos, dellos con reclamaciones de vecinos pente medies: la nueva ampliación de la mina de carbón a cielu abiertu en Zarréu, la descatalogación de montes d’utilidá pública con oxetivos especulativos en Llanes, la falta de control de caza nuna zona protexida de Castropol, la política forestal que dexa faer y permite que s’enllenen los montes d’ocalitos, el proyeutu de banzáu de Caliao, con una acampada anunciada pa la cabera fin de selmana de setiembre, etc. Varies entrugues del públicu y un pequeñu diálogu zarraron l’actu.

  Categories:
Loading Facebook Comments ...