Concha Velasco llega al Xovellanos con “La vida por delante”

01 xunetu 08:50 2010 Imprimir

Güei, 1 de xunetu, y mañana, a partir de les 20:30 hores, Concha Velasco va xubir al escenariu del Teatru Xovellanos de Xixón, con “La vida por delante”, una obra de Romain Gary, na versión dirixida por Josep María Pou, con Concha Velasco, Rubén de Eguia, Carles Canut y José Luis Fernández. Por esta interpretación Concha Velasco foi finalista como meyor actriz nos Premios Max 2010, xunto a Rosa Mª Sardá y Blanca Portillo, que finalmente s’alzó col premiu pol so Hamlet.

En 1980, na so casa de París, Romain Gary conclúi la so nota de suicidiu: “… Escosé hasta’l fondu”. Yera unu de los escritores más lleíos de la dómina con obra fecha cine (Los raigaños del cielu, John Huston, 1958 o Perru Blanco, Samuel Fuller, 1972), diplomáticu de carrera, xudíu d’orixe lituanu que se dexó gran parte de la familia n’Auschwitz, amigu de Camus y Malraux, y sobremanera, “un espíritu burllón” que se volvió vulnerable’l día que se namoró de Jean Seberg: la moza americana que vendía periódicos n’Ábout de souffle. Tres la muerte de Gary desatápase una de les burlles lliteraries del sieglu: él yera tamién Émile Foliar, l’escritor al que la crítica saludó como “un nuevu ya increíble talentu de la lliteratura” mientres “executaben” a Gary por autor de romanticismu tresnocháu”.

Como Émile Foliar, Romain Gary publicó en 1975 “La vida per delantre” (La vie devant soi) y nella daba vida a Madame Rosa, una vieya prostituta xudía, superviviente de los campos d’esterminiu, que curia de los fíos d’otres prostitutes. En 1977, Simone Signoret interpretóla pal cine (La vie devant soi, Moshé Mizrahi). Agora Concha Velasco, so la dirección de José María Pou, encárgase d’esnudala sobre l’escenariu. Inmensa, poderosa ya indiscutible, Concha Velasco retrata’l cansanciu, el maduror, l’humor negru y la tenrura d’un personaxe que lo vivió too y al que, sacante alifaces, difuntos y señardaes, poco-y queda.

Na so pensión, onde fueron creciendo pa marchar y dexala sola, los sos “fíos de puta” (asina los define nun momentu de la obra) namás queda Momo, el postreru de los sos “neños”. Momo ye adolescente, musulmán prauticante (asina lo decidió’l so padre, encarceláu n’asesinando a la so madre) y con tantes duldes, tantes entrugues rabioses que Madame Rosa ta ensin respuestes. Dos nesa casa rancia, dos xeneraciones cafiándose mutuamente y mutuamente curiándose. Mientres ella sabe enferma y afalaga una muerte duce, Momo intenta caltenela viva, y cuando ella quier saber de qué se ta morriendo, Momo revéla-y la verdá irremediable: “de la vida, Madame Rosa; namás de la vida”.

  Categories:
Loading Facebook Comments ...