Asturnews ufre’l comunicáu lleíu por Hevia y Berta Piñán al final de la manifestación pola oficialidá del sábadu

27 04:58 2007 Imprimir

CONCEYU ABIERTU POLA OFICIALIDÁ
COMUNICÁU FINAL DE LA MANIFESTACIÓN
Uvieu, 24 payares de 2007

La xornada que güei vive Asturies nun ye un capítulu más de la resistencia cívica a ver desapaecer una llingua. Ye’l primer pasu de la riestra d’actividaes, contactos, diálogos, entrevistes y movilizaciones que vamos facer cola vista puesta nesti procesu de reforma del Estatutu d’Autonomía. Pero tamien ye l’últimu pasu dau hasta güei nesi camín qu’entamaron los que supieron safase de la vergüenza y el sentimientu d’inferioridá y quixeron pa la so llingua una normalidá que tovía nun tien. Esi sentimientu d’arguyu, pero tamien de consciencia, de sabese herederos d’un patrimoniu llingüísticu en peligru, ye’l que guió les primeres campañes y movilizaciones ciudadanes n’Asturies allá pelos años setenta del sieglu pasáu.

D’entós p’acá, eso que conocemos como movimientu de reivindicación llingüística nun dexó d’organizase, de movilizar, de facer propaganda, de tratar de llevar a tola sociedá’l so mensaxe: fai falta da-y normalidá a la llingua dando derechos a los sos falantes. Y esi mensaxe espardiólu con mui pocos medios, con munchu voluntarismu, teniendo que lluchar contra la desinformación, contra los tópicos y, sobremanera, teniendo que lluchar contra’l llabor destructor d’esa minoría acerrime y dominante nos medios de poder que-y tien perceguera a la llingua asturiana y qu’usa tolos medios al so alcance pa impedir qu’entre nos espacios sociales a los que tien derechu.

Toos estos años de presión ciudadana valieron pa llograr dellos avances significativos, pa que dende les alministraciones se fueren abriendo espacios pequeños pero importantes pal asturianu. Pero nunca se dio’l pasu que toos sabemos imprescindible pa poder recuperar l’usu normal de la llingua: la oficialidá, el reconocimientu xurídicu de la igualdá llingüística.

Nengún de los partíos gobernantes asumió la recuperación del asturianu como un procesu planificáu y consciente dende los poderes públicos pa tornar la desapaición del nuestru patrimoniu llingüísticu. Más bien encaróse con ello como si fuere un problema qu’había que tapar, como una concesión a un grupu social minoritariu y incómodu. Y nun ye eso. La riqueza llingüística d’Asturies ye de toos y a toos nos tien qu’esmolecer si ta en peligru. Ye obligación del Gobiernu asturianu analizar que ta pasando col asturianu, por que ta dexando de falase, por que ta dexando de tresmitise y d’usase, y tomar depues les midíes amañoses pa iguar esa situación. Ye la obligación de cualquier gobiernu que se diga democráticu, especialmente si, como nesti casu, mantien ente la xente un discursu favorable a la protección de la llingua. Pero eso, a pesar de los esfuerzos del movimientu ciudadanu de recuperación llingüística, hasta agora nun se fixo.

La xornada de güei, con toa esa xente viniendo a Uvieu dende tolos puntos d’Asturies, con toos vós manifestándovos peles cais de la ciudá, demuestra que’l camín del movimientu de reivindicación llingüística nun tien vuelta atrás. Depues de tantos años ensin que vieremos llográu l’oxetivu de la oficialidá, los que pudieren apostar porque’l pasu del tiempu desinflare la reivindicación yá saben que nun va ser asina. Cada vez somos más. Yá ye más qu’evidente que tenemos paciencia y voluntá abondo pa lluchar polo que ye de xusticia hasta algamalo.

Rescampla, otra vez más, daque que munchos paez qu’escaecen o quieren inorar: que dende hai tres decades una parte significativa de la sociedá asturiana reclama unos derechos que l’ordenamientu xurídicu y el poder políticu-y niega. Y eso ye mui grave. Ye un deficit democráticu intolerable nun estáu que se diz «de les llibertaes». La de la llucha pola oficialidá ye la única reclamación constante na historia recien d’Asturies que sigue ensin resolvese: namás se pide’l reconocimientu d’unos derechos que los ciudadanos d’otres comunidaes yá tienen cuantayá.

Núa xornada reivindicativa como a d’hoi nun podemos nin queremos esqueicer a xente que participóu nesta movilización dende el estremo occidental d’Asturias. Ellos y ellas representan as aspiracióis d’esa parte da población asturiana que fala el gallego-asturiano, esa llingua tan nosa como a del resto del territorio d’Asturias. Tamen os falantes de gallego-asturiano tein el dereto a aspirar á normalidá prá ellos. Os principios democráticos máis básicos son os que guían al noso movemento de recuperación llingüística y por eso nun podía ser d’outro xeito qu’el Conceyo Aberto pola Oficialidá defenda el mesmo respeto llegal pral asturiano y pral gallego-asturiano. A oficialidá ten que sentar tamen as bases pra que todos cónozamos miyor esa outra realidá llingüística, pequena peró mui viva, que se fala nas veiras del Eo y el Navia.

Una llingua que tien una presencia testimonial nos medios de comunicación pública, que tien un espaciu marxinal nel sistema educativu, nun pue vese con normalidá. Una llingua que nun tien validez ente les alministraciones y qu’hasta faen por quitar de los nomes de los nuesos llugares, nun pue sobrevivir.

Esta descripción qu’acabamos de facer ye la mesma que se fixo n’otres comunidaes del Estáu y lo qu’en toes elles fixeron pa tornar el procesu de perda de falantes y ámbitos d’usu, foi poner les bases xurídiques faciendo oficial la llingua minorizada. La promoción fíxose abellugándola nun estatus llegal que garantizare que nun hubiere discriminación.

Sicasí, n’Asturies, nestos trenta años, nengún gobiernu quixo dar esi pasu. Ún tres d’otru nun cansaron de repetir que con unes llinies de subvenciones y una presencia ruina na enseñanza yera abondo. Como ye evidente, estes polítiques nun tuvieron nengún resultáu prácticu a la hora de tornar el procesu de desapaición de la llingua. Nun vamos recordar equí los estudios sociolóxicos encargaos poles instituciones que lo demuestren a les clares. Tamos seguros de que pola esperiencia de cualquiera de los que tais equí, nes vuestres families, nos vuestros llugares, sabeislo de sobra.

Ye imprescindible que los partíos políticos mayoritarios n’Asturies asuman el diagnósticu sociollingüísticu que faen los sos compañeros n’otres comunidaes: ye imposible recuperar una llingua minorizada namás coles polítiques de promoción superficial que se vinieron faciendo hasta agora. Dicho d’otra manera: nun val dicir que queremos muncho a la llingua, que nun queremos que desapaeza y a la vez nega-y un estatus llegal que la iguale en derechos. Nun se pue siguir repitiendo que se ta pol asturianu pero siempre que nun se faiga oficial. Ye como dicir que se quier muncho a un fíu pero a la vez nun garantizar que vaiga a escuela o que-y dean de comer como a los demás.

Ye verdá que la oficialidá nun ye abondo pa garantizar el futuru a la llingua, pero ye imprescindible pa intentalo. Nun hai otra vía. Nunca vamos criticar nenguna midida de promoción llingüística, pero tampoco nun vamos dexar de denunciar que la promoción a cencielles nun va evitar la desapaición de la llingua. Y zarrar los güeyos a eso ye engañase.

Los últimos casos de discriminación y prohibición por usar l’asturianu cola alministración son un recordatoriu claru de que n’Asturies hai un problema pendiente de falta de derechos ciudadanos. Dalgunes de les últimes resoluciones xudiciales rellacionaes con estos casos son tovía más clares. Una d’elles dulda de la constitucionalidá de la Llei d’Usu y Promoción del Asturianu por dar unos derechos que namás puen reconocese a les llingües oficiales. ¿Pue haber mayor demostración práctica de que la llei nun va aceptar más que lo que ta reconocío como oficial?

Tamos asistiendo a otru procesu de reforma estatutaria. Los partíos mayoritarios nun cansen de repetir qu’esti tien que ser un Estatutu de tolos asturianos, que nun pue ser un Estatutu que se vuelva a reformar d’equí a unos pocos años. Güei venimos equí a dicir alto y claro que queremos un Estatutu onde nos sintamos reconocíos, un Estatutu que nun zarre los güeyos a la realidá d’un patrimoniu llingüísticu que ta desapaeciendo en tiempu real, que ta dexando de falase con cada xeneración que muerre y con cada xeneración que naz. Queremos un Estatutu que reconoza los mesmos derechos llingüísticos que tienen reconocíos los ciudadanos d’otres comunidaes porque nin nós nin la nuestra llingua son menos que naide. Quien niegue la oficialidá pa la nuestra llingua tien que nos esplicar por que lo que val pa otros ciudadanos, pa los asturianos nun val. Tien que nos convencer de que los derechos que se reconocen a otres llingües peninsulares nun los merez la nuestra. Tovía nun vimos nin oyimos a nengún dirixente políticu contrariu a la oficialidá esplicándonos el porque d’esa contradicción.

Esti Estatutu tien que reconocer la oficialidá porque si non van tener que lu repetir. Que naide piense que’l problema súmese negándolu nel papel. Somos ciudadanos sabedores de los nuestros derechos y llevamos munchos años demostrando que nun nos damos. Y ye que la negación de los derechos ciudadanos casa mui mal cola democracia.

El Conceyu Abiertu pola Oficialidá axunta a más de doscientes cincuenta entidaes: partíos políticos, sindicatos, asociaciones culturales y sociales de la pluralidá de colectivos ciudadanos. Tamien a hosteleros, comerciantes y a miles de persones a títulu individual que firmen el manifiestu fundacional del CAO. Nun hai nenguna otra plataforma que recueya de manera tan amplia y continuada a la sociedá asturiana más dinámica y organizada. Esta ye la mayor plataforma cívica d’Asturies.

El nuesu llamamientu al consensu pa que nel próximu Estatutu d’Autonomía d’Asturies se reconoza la oficialidá del asturianu, y del gallego-asturianu nel so ámbitu, demuestra que buscamos el diálogu. La sociedá asturiana nun quier problemes: quier soluciones. Y eso nun se pue llograr más que col diálogu y el consensu. Nunca cola frustración nin cola imposición a una parte importante de la sociedá. Por eso, l’Estatutu nun pue imponer una Asturies monollingüe que nunca esistió. L’Estatutu tien que ser un marcu de llibertaes pa que tolos asturianos y asturianes tengan los mesmos derechos falen la llingua que falen y pa que’l so patrimoniu llingüísticu siga vivu y se tresmita nel futuru.

Los partíos políticos que tienen na so mano la reforma del Estatutu tienen que facer l’esfuerzu d’encarase cola cuestión llingüística d’Asturies y poner les bases pa una convivencia ente los falantes basada nel respetu y na igualdá xurídica. El Conceyu Abiertu pola Oficialidá, con xornaes como la de güei, quier recordar que’l movimientu de reivindicación llingüística vien a traer una solución: daque tan cenciello como la oficialidá. Respetu pa toos y, polo tanto, igualdá.

Con esi oxetivu convocámosvos güei equí, cola convicción de que xuntos vamos ser a llogralo.
PORQUE YE DE XUSTICIA
PORQUE YE LO NUESTRO
NA REFORMA L’ESTATUTU, L’ASTURIANU LLINGUA OFICIAL.

  Categories:
Loading Facebook Comments ...